shadelab

KUMO

Sobrepasa la frontera del diseño. Con un estilo puro, en el que no queda ningún tornillo a la vista, ni usa plástico en las tapas laterales. Funcionalidad y elegancia se mezclan para crear un objeto que armoniza tanto con la arquitectura clásica como contemporánea.

KUMO puede alcanzar una línea de hasta 6.00m, con una proyección de hasta 3.15m. Se trata de un cofre total que garantiza un cerrado hermético del toldo, que conserva el tejido y su línea estética con el paso del tiempo. Puede ser instalado tanto a la pared como al techo, quedando oculto cualquier elemento de fijación, pareciendo que sale naturalmente de la pared de la vivienda como si de un elemento estructural más se tratase.